¡Masunos para todos!

Tener una historia de amor-odio con un botón tiene miga. Pero es que para los que estamos inmersos en el mundo 2.0, estas cosas son como la cosa más importante del mundo de la vida 1.0, pero peor.
El caso es que a mí no me gusta darle demasiada importancia a casi nada y tiendo a relativizar. Pero con el tiempo uno va viendo cosas que.. No molan. Aunque el botón en si, sí que mola.
Este post aparte de servir para compartir opiniones, lo escribo también para confeccionar una lista de pros y contras y descubrir de una vez por todas si quiero amar, odiar o ignorar el botón +1 de Google en Google+.
Y si ya conoces el funcionamiento de los +1 ahórrate un par de párrafos pinchando aquí.
Hasta hace relativamente poco, los pluseros utilizábamos el botón +1 pues un poco cada uno para lo que le parecía mejor, pero en líneas generales valía para un “cómo mola”, “he visto tu publicación aunque no me pare a comentarla” o “me caes guay y te masuneo todo aunque sea una puta mierda”. Y es que al fin y al cabo los +1 quedaban entre el masuneador y el masuneado.
De pronto Google+ decidió que ya estaba bien de hacer el indio con el botón de marras, que dejáramos de darle impulsivamente a todo post viviente y nos paráramos a pensar por un momento si la calidad de los contenidos merecían o no ese clic. ¿Cómo? Decidiendo hacer públicos esos masunos, de forma que nuestros círculos viesen a qué mierdecillas de la red le íbamos dando +1 sin criterio ni pereza alguna.

Eso sí, muy amablemente, la gran G nos permitía modificar esa configuración volviendo a la vieja usanza o limitando la visibilidad de nuestros impulsos más íntimos (vale, no tanto). Y dicho esto, entremos en materia.

Desde la publicación de los +1 de los usuarios de Google+, debo reconocer y además de buen grado, que me he encontrado algunos posts interestantes, algunos incluso en los que me he animado a participar, así que por este lado, masuno para el +1. Sin embargo, algunas veces que alguno de mis circulados ha hecho +1 y con él me ha hecho llegar un post interesante al que yo no habría tenido acceso, he tenido la sensación agridulce de querer comentar pero no hacerlo porque mi “confianza” con el generador del post era escasa o nula. Así que aquí másmenosuno para el +1. Y por último están las ocasiones en las que el contenido masuneado por mis circundantes era menos que irrelevante para mí. Aquí un claro menosuno para el +1.

Así las cosas, tenemos +1 +-1 -1, lo que no nos resuelve nada. Y es que el asunto está precisamente en esos posts que si por ejemplo ese circulado hubiese compartido en su stream desde el original, todo sería distinto. Aunque ahí también habría que cambiar las duplicidades de los posts “iguales” de veinticinco usuarios de tus círculos que comparten el mismo contenido original.

En definitiva, creo que me quedo con mis +1 para mí y el masuneado y me dedicaré a seguir compartiendo el contenido que me parezca relevante, eso sí respetando y mentando siempre a su autor original.

Como siempre, cada uno que haga lo que le salga de allí y si quieres dejar tu opinión en los comentarios, cuantas más opiniones y situaciones prácticas, más eficiente la conclusión 🙂

Dándole algo más de utilidad a esta entrada, para los que no sepan cómo cambiar las configuraciones de sus masuneos indiscriminados, desde la web pinchando aquí y desde la aplicación móvil: menú > ajustes > configuración de la cuenta > compartir > +1s de publicaciones

Y recordad que si no queréis que salgan vuestros +1s en los streams de vuestros circulados pero que sí se puedan ver, sólo tenéis que activar la pestaña de +1 en vuestro perfil pinchando aquí.

> deja un comentario