¡Estamos de fiesta! (¿O no?)

Hoy es diecisiete de mayo.
Es (o debería ser), un día doblemente importante en la vida de todos los galegofalantes o incluso «galegosentintes». ¿Por qué doble? Me explico.
Hoy, como galego gustoso de la lectura y de la vida cultural en todos sus ámbitos, celebro con alegría, como tantos otros, que hoy mismo, pero del año 1863 (*), viese la luz la primera obra del Rexurdimento: Cantares Gallegos, de Rosalía de Castro.
Este año está dedicado a Carlos Casares, un hombre al que, sin ánimo de pretensión alguna, me considero parecido en muchos de sus caracteres. Tal vez demasiados. O no, quién sabe.
Por otro lado, también tenemos que celebrar que este mismo día, pero del año 1990, la Organización Mundial de la Salud retirase la homosexualidad de la condición de enfermedad.
Esto, que puede parecer vacuo en un momento social en el que se entiende tácitamente que no lo es, no dejó de ser un paso indispensable para que el grueso de la sociedad comenzase a plantearse un cambio de actitud al respecto.
Sobra decir que ni con mucho fue suficiente ni es suficiente para que, además, no exista actualmente un auge del pensamiento pasado que consideraba esta naturaleza como algo inconcebible y que no se puede consentir entre la gente «civilizada» (**).
En medio de todo esto, uno todavía no tiene claro si ante la delicada situación del Galego y el no ajuste de la realidad de la calle a lo que se nos hace ver mediáticamente sobre la homosexualidad, puede celebrar algo o lo suyo sería mantener este día como una jornada de reflexión sobre ambos asuntos y la actitud que cada uno toma respecto de ellos.
Dúas celebracións. Dúas por cadansúa liberdade.
Por suerte, tenemos una capacidad extraordinaria: la de obviar los problemas y centrarnos en lo que nos produce placer (viva la serotonina). Por eso, pese a todo, hoy me voy a centrar en unas palabras que leí ayer de la poetisa Rosalía Fernández Rial que (malos augurios aparte), espero que algún día, dentro de muchísimos, por supuesto, tenga su propio Día das Letras Galegas:

Desata as amarras
dos zapatos
e rima comigo:
non imos pisar terra
nunca máis.

Supongo que las letras, las gallegas y las que no lo son, entran más y mejor cuando hay una predisposición anímica, un momento de fronteras abiertas o incluso unas defensas que dejan bastante que desear, por la causa que sea.
A mí particularmente, ayer, estas palabras (***) me llegaron hondo y por un momento me sacaron del vértigo laboral y social que nos colapsa en esta modernidad.
Por un instante estuve lo más cerca de mí posible. Estuve totalmente conectado con mi alma.
Y esto pocas veces pasa, así que no puedo sino estarle agradecido.
Gallegos, simpatizantes y retractores: Moi bo día das Letras Galegas!
* Pese a que la fecha no es exacta, se cree que es esta por la dedicatoria de Rosalía de Castro a Cecilia Böhl de Faber (escritora que publicaba bajo el pseudónimo de Fernán Caballero).
** Véase el aumento de agresiones a parejas homosexuales en España y el tratamiento de las personas de esta naturaleza en múltiples países del mundo, muchos de ellos deben abandonar nuestro continente.
*** Permítaseme esta licencia comercial, cuando la calidad de las piezas lo merece sobremanera. Estas y otras joyas de esta poetisa y del magnífico pianista Serxio Moreira, podéis encontrarlas aquí: https://artesadearte.gal/store/clase/elo/
Ver más

> deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba